Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Ochopartes es una localización de gran importancia estratégica pues conecta los ocho Reinos Mortales entre si. Su caída a manos de Archaón marcó el final de la Era de los Mitos y dio por comenzada la Era del Caos.

Oscuras y prohibidas son las tierras que componen el reino isla de Ochopartes. Torres arcanas de retorcida piedra dominan las tierras baldías llenas de los huesos de los caídos. La sangre llueve desde cielos devastados por las tormentas, empapando a los vastos ejércitos que marchan sobre los Reinos Mortales, dejando la mancha del Caos a su paso. Solo el fuerte sobrevive, y la batalla es interminable. Es un lugar de guerra y falsas promesas, de gloria errónea y condenación eterna.

Los pueblos indígenas de Ochopartes están, casi universalmente, contaminados por el Caos. La fidelidad es preferible a la esclavitud, y por eso voluntariamente ofrecen sus almas a los dioses oscuros. Guerreros temibles ambiciosos e ingeniosos, imbuidos con una sensación de amargura y desesperación de años de guerra. Son temibles enemigos en los campos de batalla de los Reinos Mortales.

Ochopartes están impregnados del poder transmutacional del Caos, con todo tipo de visiones antinaturales y horripilantes. Manos demoníacas y caras de las cuales brota sangre empapando la tierra, agarrando a aquellos que se alejan demasiado y consumiéndolos de un solo bocado. Los pantanos burbujean y rezuman ácido al paisaje. Ciudadelas de hechicería cuelgan boca arriba y boca abajo desde islas cristalinas que flotan siniestramente sobre el paisaje, atadas por colosales cadenas. Áridos páramos de sangre seca y huesos desecados hasta donde alcanza la vista. En las Ochopartes, pocas áreas están a salvo de la locura del Caos.

El Reino del Caos ha contaminado Ochopartes desde hace eones y lo ha convertido en un paisaje de pesadilla. Cada vista concebible (e inconcebible) puede ser encontrada allí, resplandeciente en cada tono y matiz.

LOS ESCLAVOS A LA OSCURIDAD

Entonces, ¿cómo es un ejército de Ochopartes? Por un lado, puede tratarse de un conjunto irregular de hombres, Aelves y Duardin dispares, con sus armas y armaduras hechas a mano, con su ropa de pieles de bestias asesinadas hechas jirones. Por otro lado, podría ser una legión de guerreros bien entrenados, cada uno vestido con una armadura forjada por el Caos, sus armas y armaduras de guerra irradiando una maligna aura. Quizás la gente de los Ochopartes está mutada más allá del reconocimiento, debido a los "regalos" otorgados por los Dioses Oscuros en forma de tentáculos, garras y cabezas extrañas. Por otra parte, puede haber exploradores del reino isla cuyas almas y cuerpos se han mantenido puros, pero sus armas y armaduras han quedado deslustradas por años de lucha. Todos los que viajan a Ochopartes cambian de alguna manera por la experiencia.

Fuentes[]

  • Reglamento Age Of Sigmar (2ª edición)
  • White Dwarf Diciembre 2019. pags 14-15
Advertisement