Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Orghotts Daemonspew.jpg

Mitad mortal y mitad demonio, Orghotts Daemonspew, es un guerrero consumido por la amargura. Se rumorea que fue el resultado de una unión impía entre una Great Unclean Ones y una bruja mortal, aunque es mejor no considerar si relación tan improbable se produjo por un pacto oscuro o algo aún menos concebible por una mente mortal. Sea cual sea la verdad, Orghotts posee muchos rasgos demoníacos, desde una falsa inmortalidad hasta sangre contaminada que se inyecta en arcos corrosivos si se perfora su piel coriácea. Sin embargo, él no es un verdadero demonio, y es este hecho el que lo ha llenado de tal bilis.

Orghotts cree que su destino es ser un verdadero demonio, y que el Jardín de Nurgle es su hogar por derecho de nacimiento. Sin embargo, la herencia de Orghotts lo condena a deambular por los Reinos Mortales, sin poder entrar realmente en el jardín de su dios. Ha visitado este reino una vez, e incluso en un viaje onírico que demostró ser más un infierno que un regalo, ya que no podía tocarlo, saborearlo ni oler la maravilla fétida que lo rodeaba. Durante esa estancia, Orghotts, reclamó sus Rotaxes emparejados, los únicos objetos que pudo tocar. Los ha empuñado desde entonces como un recordatorio de la divinidad que seguramente lo espera.

Daemonspew cabalga a la guerra sobre el repugnante Maggoth conocido como Whippermaw, quien lo tolera debido a la mancha demoníaca que fluye a través de sus venas coaguladas. La lengua con forma de látigo de la bestia segrega un veneno tan potente que puede matar un ogor en momentos.

Whippermaw ha llevado a Orghotts en una campaña interminable a través de los Reinos Mortales durante cientos de años. Desde Orb Infernia hasta las Islas de Talbion, desde Agholheim hasta la Media Luna Roja, Orghotts ha matado y corrompido todo a su paso, esperando esperanzado que Nurgle finalmente lo recompense convirtiendolo en un autentico demonio.

Fuentes[]

  • Battletome Magottkin of Nurgle
Advertisement