FANDOM


Necropolis stalkers

Ossiarch Bonereapers

Los Ossiarch Bonereapers son la voluntad de Nagash encarnada. Se trata de constructos creados a partir de hueso manipulado mágicamente y retazos de almas que juntos conforman una fuerza militar como ninguna otra: organizada, eficiente y liderada por generales creados a partir de la unión de las almas de los mejores estrategas.

Con la amenaza de las armas, estos seres imponen Diezmo a todas las naciones con las que toman contacto. Sin embargo, no piden riquezas o Piedra del Reino, sino que exigen un tributo conocido como el Diezmo de Huesos. No es una razón banal la que yace detrás de la toma de este Diezmo, sino más bien una necesidad. Esto se debe a que sin huesos con los cuales elaborar sus cuerpos, armamentos e infraestructuras las legiones de los Ossiarch sucumbirían.

Historia Editar

Creación Editar

Los Ossiarch Bonereapers fueron creados por Nagash durante la Era de los Mitos. El primero de ellos fue Katakros, uno de sus Mortarcas, pero luego siguieron muchos más. El resto de miembros del Panteón de Sigmar reaccionaron con gran hostilidad al descubrir sus creaciones, por lo que desterró a su primera legión, la Miríada Nula, a los bordes del reino. El resto, creados en secreto, fueron ocultados en ciudades mausoleo subterráneas. Estas ciudadelas habían sido construidas en secreto bajo las ciudades que Nagash ayudó a construir en los inicios de esta era, y serían a partir de entonces el hogar de las crecientes legiones de los Ossiarch Bonereapers .

Caída de Katakros y período oculto Editar

Sigmar 5

En su forma guerrera Sigmar era prácticamente invencible

Ya en la Era del Caos, durante la Guerra entre el Cielo y el Inframundo, Sigmar luchó contra Katakros en las orillas del Lago Lethis. El dios-rey derrotó al Mortarca en combate singular pero, a pesar de la potencia del Ghal Maraz, el espíritu de Katakros no fue completamente eliminado. Por ello el Dios-Rey ordenó que los restos de Katakros fueran encerrados en la Tumba de Medianoche, una Criptormenta situada en las orilllas del Lago Lethis. Sigmar ordenó a sus herreros Duardin que instalaran un Penumbral Engine para mantener oculto mágicamente el lugar. El artefacto se alimentó durante siglos del poder de Katakros, y fue así como pasó la Era del Caos y se inició la Era de Sigmar. Los Anvils of Heldenhammer conquistaron el emplazamiento de la Criptormenta, fundándose así la Ciudad Libre de Lethis sobre la misma. En todos estos años el alma de Katakros rumió largamente sobre su venganza y los cientos de miles de modos de ejecutarla. Por su parte las legiones Ossiarch continuaron ocultas en sus ciudades mausoleo subterráneas durante este largo período.

Liberación Editar

Tras el Necroseísmo y la revelación de las Criptormentas, Nagash descubrió que bajo las calles de Lethis se encontraba la Tumba de Medianoche. En estas criptas Nagash sintió la presencia de Katakros. Nagash creyó durante cientos de años que su mejor general había muerto y al descubrir su suerte se encolerizó, encargando a Lady Olynder la captura de la Tumba de Medianoche y la liberación del ser que albergaba. Cuando llegaron a Lethis las noticias de la enorme hueste de muertos vivientes que se acercaba se iniciaron los preparativos para la guerra, enviándose llamadas de auxilio a todos los aliados. Sigmar fue consciente del peligro que suponía la huida del preso, puesto que implicaría que Nagash contara con un poderoso aliado, por lo que envió al Celestant-Prime para que ayudara en la defensa de la ciudad. A pesar de los esfuerzos de los defensores Lady Olynder consiguió acceder a la Tumba de Medianoche, donde luchó en combate singular contra el Celestant-Prime. Tras un cataclísmico duelo Katakros fue finalmente liberado y, aunque Lethis consiguió sobrevivir al asedio, los Stormcast Eternals fracasaron en su misión principal. 
Batalla Celestant Prime lady olinder

Duelo entre el Celestant-Prime y Lady Olynder

Despertar de las legiones Editar

Katakros

Katakros, Mortarca de la Necrópolis

Una vez liberada, la forma espiritual de Katakros volvió rápidamente a Nagashizzar iracunda por su largo cautiverio. Una vez allí el propio Nagash le construyó un nuevo cuerpo. Las Banshees del séquito de Lady Olynder le entregaros sus antiguas armas, el glaive Inda-Khaat y el Escudo Inmortis, sus vestimentas de guerra fueron encantadas por Arkhan el Negro en una ceremonia de juramento de guardia, y mientras Nagash entonaba el sexto rito hexagramico del Liber Necros Katakros surgió nuevamente recompuesto de los laboratorios de Nagashizzar. Las legiones de los Ossiarch Bonereapers, ocultas durante cientos de años, salieron de sus catacumbas y marcharon en masa a las órdenes del Mortarca de la Necrópolis. Cientos de campos de batalla de todos los Reinos Mortales

Reconquista del antiguo imperio Editar

El Mortarca planificó rutas de ataque sobre la totalidad de las tierras del antiguo Imperio Ossiano, puesto que para él era una cuestión de orgullo que la franja de Inframundos que defendió contra el Caos en el pasado fueran los primeros que conquistara. De esta manera se inició la reconquista del Imperio Ossiarch.

La primera fuerza enemiga en ser masacrada fue la Cámara Guerrera de los Greygaunt en la ciudad de Sendport. La siguiente en sentir la ira de Katakros fue la Horda Fundida de Hagran Cuatro-ojos, una alianza de tribus adoradoras de Caos y Duardin infernales que habían tomado práctiamente el Inframundo Praetoris. Mientras enviaba fuerzas a promontorio norte de Praetoris, tenía conquistado su camino hacia la Costa Necrarca enviando a su Arch-Kavalos Zandtos para tomar la parte opuesta del continente desde Nerozzar en el sur via Grandioza hacia los Picos Ghodrine. Con la toma de las regiones costeras, el Mortarca cortó cualquier ruta que pudieran tomar los posibles refuerzos provenientes de las infames flotas saqueadoras de Hagran, muchas de las cuales estaban acosando los Inframundos de Morthaven y Splint en esos momentos. El propio Hagran se había unido a los invasores Khornitas de Hallost en un intento de forzar una alianza a través de la fuerza bruta, pero al marcharse dejó sus principales tierras de reclutamiento en Praetoris sin su liderazgo, un error que Katakros no iba a tardar en explotar.

Los Ossiarch Bonereapers avanzaron metódicamente por Praetoris, recuperando tierras que Katakros consideraba suyas por derecho propio. Con cada nueva conquista cosechó restos humanos que se transformaron en excelentes materias primas. Para cuando las hordas del Caos consiguieron organizar una defensa significativa al mando del lugarteniente de Hagran, el bestial Garha el Cornudo, estaban rodeados por tres frentes y fueron masacrados en la Batalla del Lago Elverin. En las LLanuras de Carne y Sangre de Hallost Hagran encontró a sus ejércitos desmantelados. La hueste de Vokmortian, el primerio entre los emisarios de los Ossiarch Bonereapers, rodeó y desmoralizó a las fuerzas de Hagran. Sin ningún lugar al que huir en las amplias llanuras de Hallost estas fueron exterminadas.
Ossiarch bonereapers 1

Las temibles fuerzas de los Ossiarch Bonereapers

Las conquistas se sucedieron. En Anadiria los Duardin adoradores del Caos que moraban en los Picos del Estrangulador vieron sus defensas superadas y fueron masacrados. En Equiis Central las fortalezas de los adoradores de Khorne de la región fueron arrasadas. Franjas enteras de las Tierras Interiores de Ghur fueron conquistadas por legiones de los Ossiarch Bonereapers que viajaron a través del Portal del Reino marino conocido como Boca de Codicia. Se iniciaron docenas de campañas militares, y las naciones de hombres, Duardin y Aelves se vieron asaltadas por las fuerzas de Katakros.

Finalmente, el Mortarca preparó la conquista de la Omnipuerta de Ghotizzar. Con el control del Endgate, Portal del Reino que conecta con la región de Ochopartes, Katakros podría iniciar la conquista de las tierras reclamadas por Archaón el Elegido. Sabedor de que al otro lado de la puerta encontraría muchas más fortificaciones, envió mensajeros a Dolorum, la corte de Lady Olynder, requiriendo su ayuda para encabezar juntos el asalto a Ochopartes.

Ofensiva de Katakros en Ochopartes Editar

Lady Olynder 3

Lady Olynder encabezó el ataque a la fortaleza de Karheight

La primera fase de la ofensiva de Katakros en Ochopartes fue encabezada por Lady Olynder. La Mortarca del Duelo dirigió personalmente a sus fuerzas en el ataque contra la fortaleza de Karheight, la cual vigilaba el extremo del Portal Final situado en Ochopartes. En esta cruenta batalla los Nighthaunt traspasaron con facilidad un conjunto de defensas que no estaba preparado para repeler a enemigos etéreos y voladores. Al mando de las fuerzas del Caos estuvo Lord Saskarid, un Señor del Caos designado por Archaon para regentar Ochopartes en su ausencia. Le acompañaba como consejero el Gaunt Summoners conocido como el Amo Sinlengua. A pesar de los esfuerzos de los defensores por detener las distintas oleadas de los Nighthaunt, estos se vieron sobrepasado por el enorme número de espectros en las filas enemigas. La llegada de la propia Lady Olynder terminó por decantar el resultado de la contienda y, tras la muerte de Lord Saskarid , el Amo Sinlengua optó por retirar a sus fuerzas.

Arch kavalos zandtos

La participación del Arch-Kavalos Zandtos fue fundamental en a batalla del Paso del Empalador

Cuando Katakros cruzó el Portal Final al mando de sus disciplinadas legiones, fue consciente de que se enfrentaba a un increíble desafío estratégico puesto que los ejércitos del Caos que poblaban Ochopartes superaban varias veces en número a su poderosa hueste de Ossiarch. De hecho un poderoso ejército dirigido por un triunvirato de señores de la guerra se dirigía hacia el Portal Final con el objetivo de expulsar a los invasores. Gracias al candente asalto que encabezó Lady Olynder tras su conquista inicial, Katakros pudo elegir el terreno en el que recibiría a las fuerzas enemigas, eligiendo la altamente estratégica posición conocida como el Tormento de Haradh. En lo alto del estrecho Paso del Empalador, junto a un barranco que caía hacia el Río Negro, Katakros posicionó una enorme fuerza de infantería en vanguardia y docenas de Mortek Crawlers en retaguardia. Al llegar al paso las fuerzas de triunvirato se convirtieron en un único torrente de cuerpos que chocaron contra la infantería Ossiarch mientras recibían una lluvia incesante de fuego artillero. La horda caótica cargó con fuerza y superó las defensas de Katakros por el flanco izquierdo, destruyendo las armas de asedio y sellando su destino al morder el anzuelo de la trampa de Katakros. En secreto, el Arch-Kavalos Zandtos descendió por el peligroso acantilado que llevaba al Río Negro al mando de la caballería de los Señores Stalliarch rodeando al enemigo y cargándole posteriormente por su retaguardia. Los apelotonados gseguidores del Caos fueron masacrados a montones, muchos de ellos arrojados por el borde del precipicio para caer en las corrientes del Río Negro. Las aparentemente dubitativas filas de la infantería Ossiarch se reformaron súbitamente en frente de las fuerzas del triunvirato cerrando las fauces de una carnicería de la que sólo escaparon el Amo Sinlengua y parte de los bárbaros al mando de Marakarr Blood-sky.

Aunque Katakros podría haber perseguido a los enemigos en desbandada, dejó escapar a Marakarr y los suyos ordenando la retirada hacia el Portal Final con un enorme botín de huesos y materia espiritual. Esta materia prima, junto las cosechada en los asaltos de Lady Olynder, fue utilizada para la construcción de una enorme fortaleza en las ruinas de Karheight, un poderoso bastión que pasaría a ser conocido como el Arx Terminus. La forma de esta titánica ciudadela recordaba a una mano de hueso extendida hacia el Portal Final, siendo cada uno de sus siete "dedos" un formidable muro fortificado por su propio derecho. En las entrañas de la fortaleza se construyeron talleres y camaras de extracción de almas Mortisan junto con acantonamientos sepulcrales y forjas de armas lo suficientemente grandes como para crear miles de soldados Ossiarch cada día en caso de recibir suficiente hueso para ello. Desde el centro se alzaba la torre conocida como Trono del Mortarca desde la cual Katakros podía vigilar todo detalle del Arx Terminus y dirigir con precisión toda defensa que pudiese ser necesaria.

El primer asalto a la nueva fortaleza de Katakros llegó antes de que sus defensas estuvieran completas. En la Batalla del Arx Terminus el legendario señor de Khorne Ghorun Thrax de Los Desollados lideró a una indomable hueste que se extendía más allá del horizonte como una gran marea de carne y músculos tatuados. Tres veces se colaron las fuerzas del Caos dentro de los muros, llegando incluso a reventar las puertas del Trono del Mortarca. Pero todos estos esfuerzos fueron en vano, y los enemigos de Katakros fueron bloqueados y destruidos en una enorme carnicería en la que los asediadores proporcionaron al Mortarca la materia prima necesaria para completar la construcción del Arx Terminus. A esta nueva victoria le siguieron muchas más en una brutal campaña de conquista que iniciaron Katakros y su aliada, Lady Olynder. El aura de muerte y horror que giraba en torno al Arx Terminus proveía de una materia prima de calidad a la Dama del Velo, la cual pudo invicar nuevas huestes espectrales con las que retomar la guerra contra los vivos con mayor intensidad que antes. En lugares como la Puerta de los Corazones Desollados o el Puente de los Gritos Fundidos los dos Mortarcas consiguieron importantes victorias, enviando posteriormente cargamentos de huesos hacia el Arx Terminus con los que mantuvieron un caudal constante de refuerzos. De esta manera consiguieron superar los fortificados fuertes de las fronteras de las Llanuras Cadáver y se internaron en las infernales zonas industrial de Angazkul-Grend.

Guerra Ochopartes Ossiarch Caos

Ningún general de entre las fuerzas del Caos pudo igualar el ingenio del Mortarca Katakros

El asalto a Angazkul-Grend fue brutalmente eficiente, permitiéndo a Katakros vislumbrar el perfil de las murallas de la Torre Varan. Fue entonces cuando noto cómo el suelo temblaba bajo sus pies anunciando la llegada de Archaon, Gran Mariscal del Apocalipsis. Le acompañaba su Varanguard y una inmense hueste mortal y daemónica conformada por servidores de los cuatro poderes ruinosos. Archaon sentía una furia volcánica puesto que se había visto obligado a abandonar su búsqueda para liberar Slaanesh, y era consciente de que a esas alturas los dioses Aelf habrían reinstaurado las protecciones que ocultaban a su prisionero y lo habrían llevado a otro rincón escondido de Uhl-Ghysh.
Guerra Ochopartes Archaon

La ira de Archaon y su odio imparable le llevaron a masacrar a gran cantidad de enemigos durante la batalla

Katakros desplegó a sus fuerzas a lo largo de la orilla del Río Partealmas, dejando las ruinas de Angazkul-Grend tras de sí y dando inicio a una brutal cofrontación entre ambas fuerzas.Las fuerzas del Caos eran inmensas, incluyendo a fuerzas dispares como La Neblina Espeluznante, Las Cuchillas Impecables, La Cabalgata Escarlata, corsarios con la bandera del Hombre Ahogado al mando del legendario Gugrot Spume, los Daemons de Nurgle de la hueste de Los Nómadas Dadivosos liderados por Thrombolhox el Dadivoso, la Legión del Caos Ascendente, Los Señores Siniestros, El Flujo Desatado y las diversas tribus que poblaban Ochopartes como los Iron Golems, Los Unmade, Los Splintered Fangs o Los Untamed Beasts. Durante esta batalla el Arch-Kavalos Zandtos fue derribado por un coletazo de Dorghar mientras lideraba una contracarga contra la Varanguard, siendo sus restos recuperados por sus seguidores para que fuera posteriormente reformado. Por su parte las fuerzas espectrales de Lady Olynder fueron derrotadas por la Legión del Primer Príncipe y su macabra esencia fue expulsada de Ochopartes tras caer ante la espada de Be'lakor. Finalmente Katakros y Archaon se enfrentaron en un combate singular en el que el Mortarca finalmente cayó ante la hoja de la Matarreyes.

Mediante la transferencia oseomántica, la esencia de Katakros volvió al Arx Terminus, donde le esperaban decenas de cuerpos para ser habitados. El Mortarca había previsto su derrota, como preveía muchas más antes de descubrir el punto débil de Archaon. Ordenó la construcción de una red de defensas secundarias para el caso en que el Arx Terminus fuera conquistado, solicitó nuevos refuerzos a Nagashizzar y se dispuso a continuar con su campaña de conquista de Ochopartes.

Organización Militar Editar

La sociedad Ossiarch se ordena en varias castas. Este sistema fue establecido por primera vez por Nagash durante la Era de los Mitos, y se ha codificado y consolidado a lo largo de los siglos. Cada una de estas castas es representado por un símbolo proveniente de la tradición Ossiana.

Castas ossiarch

En la primera fila y de izquierda a derecha , los símbolos de la Casta de los Mortarcas, Casta Emisaria, Casta Panóptica y Casta Osifacta. En la fila inferior, y en igual orden, la Casta Priad, Casta Thorac, Casta Morniente y los Parrha

A continuación listamos las diferentes castas:

  • Casta de los Mortarcas: La casta más alta y que forma la realeza del nuevo orden de Nagash. Katakros es el único lleva el símbolo de la cartela que define este rango, puesto que Arkhan el Negro precede a la simbología de Ossia por varias edades, y él y sus compañeros Mortarcas del Mundo-que-fue son demasiado orgullosos para llevar el icono de otro.
  • Casta Emisaria: orden religiosa devota a la glorificación de Nagash. Buscan la perfección en el uso de la magia Ossiarch y se encargan de gestionar la negociación y cobro del Diezmo de Huesos. Los dirige Arkhan el Negro, y tienen un estatus equivalente al de los comandantes de la Casta Panóptica.
  • Casta Panóptica: la casta de los comandantes militares cuyo deber es el de supervisar las diferentes legiones y guerrear contra los que se opongan al pago del Diezmo.
  • Casta Priad: se compone de los regimientos creados para un rol específico en la batalla: desde los Morghast Harbingers y los Necropolis Stalkers a los Mortek Crawlers.
  • Casta Osifacta: compuesta por artesanos, trabajadores y cosechadores que apoyan y consolidan las conquistas. Sus miembros trabajan día y noche para erigir los edificios de la Necrotopía y para reparar aquellos de entre sus camaradas que hayan caído en la batalla, creándoles en caso necesario nuevas encarnaciones.
  • Casta Thorac: son los innumerables miembros de las legiones Ossiarch los que lucen el símbolo de esta casta. Son ellos los que marchan inexorablemente hacia el enemigo, los que sufren el mayor número de bajas y los que atemorizan al enemigo con su superioridad numérica.
  • Casta Morniente: casta compuesta por los criados y siervos.
  • Parrha: casta de los exiliados y proscritos.
Castas ossiarch 2

Esquema que representa la organización de la sociedad de los Ossiarch Bonereapers

Un Bonereaper no puede elevarse por encima de su posición asignada en esta organización político-social. Sin embargo, en caso de fracasar, puede descender a un nivel que refleje su nuevo estado dentro de la jerarquía. Un Liege-Kavalos podría ser rehecho como Kavalos Deathrider por una transgresión menor, como un sirviente de la Casta Morniente por un fracaso mayor, o incluso ver las partes de su alma mezcladas con las de un corcel Kavalos en los casos más severos. En el peor de los casos, un Bonereaper que ha sido marcado por una censura extrema puede ser dividido en sus partes constituyentes y rehecho por los Mortisans como uno de los Parrha, o "Destrozados". Esa casta de exiliados abandonados por Nagash conforma a los marginados del mundo Ossiarch, y en los niveles superiores de su sociedad son considerados como inferiores a un esclavo.

En lo referente a la organización militar, los ejércitos Ossiarch se organizan en legiones. Cada una de estas cuenta con una heráldica e historia propia. Las principales legiones son las siguientes:

Fisiología de los Ossiarch Bonereaper Editar

Creación Editar

Ghotizzar harvester

Los Gothizzar Harvester se encargan de cosechar restos óseos duraante la batalla.

Los Ossiarch Bonereapers son creados por los miembros de la Orden Mortisan a partir de dos elementos esenciales: huesos y almas. Los restos óseos pueden obtenerse a partir del Diezmo de Huesos exigido a naciones sometidas o de los restos de enemigos derrotados en la batalla. Por su parte son los Mortisan Soulreapers los encargados de recolectar almas y almacenarlas para su posterior procesamiento.

Los artesanos Mortisan, en concreto los Mortisan Boneshapers, no usan el hueso como la mayoría de los Nigromantes, limitándose a imbuirlo de vida mediante el uso de la energía Shyishiana, sino que procesan cuidadosamente este material ya que aunque posee una resonancia natural con la magia amatista puede ser frágil y poroso. A través de medios arcanos moldean los restos óseos creando nuevas formas que son más duras, más densas y más adecuadas para la guerra.

El espíritu que anima a un Ossiarch Bonereaper también se fabrica lo que hace que su mente, al igual que su cuerpo, una creación artificial de la Orden Mortisan. En consecuencia, los Ossiarchs toman no solo los huesos de sus vasallos y enemigos, sino también sus almas. Estas almas no simplemente se trasladan enteramente a una nueva forma física para proporcionarle poder y voluntad, sino que se mezclan con elementos de otros. Este proceso da como resultado la creación de un ánima adaptada específicamente al papel que va a representar el constucto al que irá destinada. Son los Mortisan Soulmasons los que filtran y combinan estas almas en filacterias con forma de gema. Estas gemas negras están fabricadas a partir de Tumba-Arena cristalizada, por lo que son muy resistentes. Son colocadas en el interior del cuerpo de cada Ossiarch, y si no son destruidas, pueden recogerse y volver a colocarse en un nuevo cuerpo devolviéndo al Ossiarch a la vida.

Aspecto Editar

Las creaciones de la Orden Mortisan conservan invariablemente una apariencia mórbida ya que, después de todo, las formas del esqueleto y el cráneo son tan sagradas para Nagash como el martillo y el cometa para Sigmar. Están rodeados por el hedor persistente de la tumba abierta, y el aire brilla a su alrededor con intensida y agobiante magia Shyishiana. En las cuencas huecas de sus ojos brillan luces fatuas, y el sonido de huesos chasqueantes llena el aire mientras avanzan con espantosa firmeza. En lo referente a las formas que adoptan estos constructos, varían enormemente dependiendo de la función a la que estén destinados.

Ossiarch bonereapers 3

Diferentes oficiales de los ejércitos de los Ossiarch Bonereapers

Filosofía Editar

En lo referente a su pensamiento los Ossiarch no son autómatas carentes de razocinio sino seres pensantes, ya que sus amos conocen el valor de la habilidad y la iniciativa así como el de la obediencia mecánica. En la batalla pueden marchar a la guerra en falanges altamente ordenadas que reforman y giran sobre sus talones con cada grito de sus oficiales, asemejándose a una entidad gestáltica, y pueden llegar a sacrificarse en masa sin dudar ni un segundo de sus órdenes. Sin embargo cada cohorte y regimiento posee su propia variante del estilo de lucha propio de los ejércitos de su imperio, el cual se asemeja a las técnicas instintivas que utilizarían guerreros veteranos que hubieran combatido conjuntamente durante diversos conflictos. Se les permite esta pizca de independencia debido a que se puede confiar en que los oficiales y las tropas de las legiones Ossiarch cumplirán las órdenes de sus amos perpétuamente y sin titubear, contando con el libre albedrío suficiente como para comprender el espíritu de cada orden. De esta manera los maestros de los Bonereapers pueden dar a sus cohortes objetivos a largo plazo, como la captura de una ubicación estratégicamente importante, y luego continuar con sus propias agendas. Cuando regresen al mismo sitio años después, se habrá erigido una orgullosa y bien mantenida Necrópolis de huesos siguiendo los dictados del Principia Necrotopia.

Los Ossiarch Bonereapers tienen sus propias formas macabras de arte. Para ellos son manifestaciones de la gloria de la Necrotopía de Nagash, pero para las razas mortales son reflejos oscuros de una cultura obsesionada con la muerte. Poseen además una religión propia dedicada a la glorificación de Nagash y dirigida por los miembros de la Casta Emisaria.

Armamento e Infraestructuras Editar

El metal más ampliamente utilizado en el armamento de los Ossiarch Bonereapers es la Nadirita. Este metal tratado alquímicamente es capaz de drenar el alma de un enemigo, y a partir del mismo se fabrican las armas, escudos e incluso las herraduras de las monturas de los Ossiarch. En su arsenal destacan asimismo los Mortek Crawler, constructos a medio camino entre criaturas y catapultas diseñados por el propio Katakros y que constituyen uno de los principales activos de sus legiones.

Necropolis ossiarch 1

Necrópolis Ossiarch

En lo referente a sus infraestrucuturas, estas se construyen paulatinamente empezando por pequeñas fortificaciones que se van ampliando hasta convertirse en imponentes Necrópolis. Estas se construyen de acuerdo con el conjunto de diseños contenidos en los Principia Necrotopia, y en su construcción el hueso se utiliza tanto para reforzar como para adornar. Las mayores Necrópolis incluyen factorías en las que se pueden crear nuevos Ossiarch, talleres en los que fabricar armamento e incuso laboratorios y bibliotecas de la Orden Mortisan. La otra infrastructura básica de los Ossiarch son las carreteras que se extienden desde cada Necrópolis de acuerdo nuevamente a un conjunto de parámetros cuidadosamente delineados por el Principia Necrotopia. Estos caminos de hueso siguen líneas de poder geománticas que se extienden invisiblemente a través de los Ocho Reinos, potenciando las obras de la Orden Mortisan y prestando seguridad a las legiones de muertos vivientes que los patrullan. Cuando llegan a la costa, estos caminos terminan en un pequeñas ciudadelas o fortalezas, puntos de referencia en los que los Ossiarchs pueden rehacer sus filas y embarcarse para la próxima etapa de su viaje.

El Imperio Ossiarch puede reunir una armada significativa, cada barco creado a partir de materia ósea procesada tal como ocurre con las piezas de artillería y fortalezas que sirven a su máquina de guerra más amplia. Sin embargo, para permitir que el imperio funcione con la máxima eficiencia, los Boneshapers han desarrollado el arte de crear amplias estructuras de materia ósea que flotan, gracias a su porosidad, en los océanos entre cada una de las Tierras Interiores Primas. Estos conforman pontones gigantes, gestados uno por uno y unidos a través de la magia de los Mortisans como si fueran las vértebras de una columna vertebral. Cuando alcanzan otro Inframundo, son vinculados con un gran ritual para convertirlos en elementos permanentes del Imperio Ossiarch, puntos de cruce que permiten a legiones enteras caminar de un Inframundo a otro.

El azote del viento, la lluvia y la marea que acompaña el recorrido de estos puentes de ultramar no es nada para los Ossiarch. In extremis, sus Mortisans simplemente fusionan el hueso de los pies de sus cohortes con el de los pontones con impulsos de magia y esperan a que pase la tormenta. Al utilizar los huesos de criaturas marinas desde las vastas estructuras en forma de costillas, modelan las costas cercanas y al usarlas junto con el Diezmo suministrado por las naciones subyugadas del interior, los Bonereapers nunca carecen de materia prima. Consideran que la creación de tales maravillas no es más notable que la de un albañil que construye un simple muro.

Mapa imperio ossiarch

En el mapa del Imperio Ossiarch pueden observarse muchos de los gigantescos puentes que conectan los Inframundos

Leer Más Editar

Fuentes Editar

  • Tomo de Batalla: Ossiarch Bonereapers
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.