FANDOM


Miniatura Horno de Plaga Sigmaroteca

Miniatura del Horno de Plaga.

Las máquinas de guerra de los Clanes Pestilens son más que simples armas; son los altares con los que adoran las Procesiones Virulentas, procesiones móviles de corrupción hacia los que dirigen sus devociones los Monjes de la Plaga. Esto es más cierto en el caso de las temibles construcciones conocidas como Hornos de peste (Plague Furnaces).

Los Plague Furnaces son enormes carruajes con ruedas de madera podrida y metal oxidado, arrojados a la batalla por multitud de monjes de la plaga. Su enorme volumen es mortal por derecho propio, y muchos enemigos son aplastados bajo sus muelas cuando los motores avanzan. Sin embargo, la masa del Plague Furnaces es solo la menor de las muchas razones por las que los enemigos de los Clanes Pestilens deberían temer estas horribles creaciones.

Cada Plague Furnaces es llevado a la guerra por un Sacerdote de la Plaga, que usa el horno como un púlpito en movimiento desde el cual invocar maldiciones horribles sobre el enemigo y bendiciones oscuras sobre sus aliados. Algunas de las plagas más virulentas conocidas por los sacerdotes de la plaga de los clanes Pestilens solo se pueden invocar bajo la luz pulsante de las runas de un Horno de peste, y se dice que la eficacia de los contagios que desencadenan los sacerdotes es magnificada por el Gran Corruptor cuando son evocados desde la plataforma de tal santuario rodante.

Más peligroso aún es el gran incensario en el corazón del Plague Furnaces. Los trozos de piedra de disformidad en bruto se saturan con mezclas de enfermedades enfermizas y se amontonan en esta enorme esfera antes de ser rociados con rancios fluidos alquímicos y prendidos en llamas. El humo tóxico resultante se eleva en oleadas que llevan a los devotos de los Clanes Pestilens a un frenesí incluso cuando causan una rápida descomposición y brotes de plaga entre el enemigo.

Estos enormes incensarios se balancean hacia adelante y hacia atrás por medio de cadenas que son tiradas por manadas de Monjes Plaga elegidos. Los monjes reciben una fuerza enloquecida por su celo, junto con la inhalación de los vapores del incensario. Trabajando juntos, balancean la esfera gigante con púas hacia adelante y hacia atrás en un ritmo cada vez más agresivo hasta que su impulso es imparable y cada movimiento emite un rugido bajo y gutural. Cuando el Plague Furnaces se acerca lo suficiente al enemigo, los Monjes de la Plaga pueden enviar el incensario traqueteando hacia adelante como una bola de demolición gigante para aplastar a un regimiento repleto, aplastar a un oponente monstruoso o romper las puertas de la fortaleza con un solo golpe. Este movimiento también envía nubes letales de plaguesmog rodando hacia afuera, envolviendo a los supervivientes conmocionados por el impacto del incensario en vapores asesinos. Lo mismo ocurre con el Horno de la Peste que destroza el corazón de las líneas de batalla enemigas, o derriba los muros de sus fortalezas y no deja más que cadáveres supurantes en el camino de las hordas skavens que se precipitan.

Fuentes Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.