Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

El gargante conocido como Rey Brodd procede de las tierras de la Estepa Escabrosa en Ghyran. Insiste en que nunca ha sido joven, y que es un Verdadero hijo de Behemat, habiendo salido ya adulto del abismo conocido como Titansmawr. Los hay que han discutido este hecho en el pasado, pero al ver cómo se esparcían sus cerebros en una espectacular muestra de violencia, nadie vuelve a cuestionar su derecho a regir sobre los gargantes de Verdia. Brodd es excepcionalmente fuerte, y viste una corona hecha con el cráneo de un dragón de moho al que mató con sus propias manos. Vaya donde vaya siempre lleva un pilar de granito, el cual es tanto un arma en tiempos de guerra como un símbolo de mando. Este pétreo artefacto era parte de un viejo tempo a Behemat arrasado tiempo atrás por los mutantes ciclópeos de la montaña de Tor Grania, una montaña redondeada que en realidad era la cabeza de Behemat. Durante las Guerras de los Portales, cuando los Stormcast Eternals trataban de liberar la Estepa Escabrosa de la plaga y alimañas que la asaltaban, los elegidos de Sigmar llevaron a Brodd y a los suyos a una vorágine de destrucción que dañó en gran medida los planes de Archaon, aunque en esa misma campaña muriera el propio de Behemat. Desde ese día los gargantes de Brodd por doquier siguiendo a su rey, en busca de venganza contra aquellos que mataron a su padre.

Fuentes[]

  • Destruction Battletome: Sons of Behemat (2.ª Edición)
    • Pág. 32
Advertisement