Los ritos funerarios son importantes para los Fyreslayers. La omisión de honrar tales rituales durante mucho tiempo se considera un insulto, ya que ponen en peligro el ciclo de reencarnación de los duardin. Los Fyreslayers cree que su cuerpo difunto debe ser incinerado, ya que solo entonces pueden reunirse adecuadamente con sus venerados antepasados ​​y regresar a la piedra, el metal, la tierra y el fuego, porque de tales elementos fueron forjados por primera vez. La chispa de su ser (lo que algunas razas llaman el alma) se extingue, un proceso que comparan con la quema de carbón, que brilla por un tiempo pero al final se reduce a cenizas. La perspectiva de los Fyreslayers a este respecto es más práctica que nihilista, ya que creen que la muerte no es el fin del camino.

Los dioses duardin conocen los secretos de cómo despertarlos del sueño de piedra y cómo volver a forjarlos. Antes del Doomgron, la batalla final, serán rehechos. Cuando llegue el momento el consejo de los dioses y los antepasados ​​juzgarán quién es digno, reencarnando cada uno en el orden en que caminaron por los reinos. Aquellos a quienes no se les dan los ritos funerarios adecuados, o los que no sean dignos, nunca podrían ser rehechos.

Fuentes[editar | editar código]

  • Battletome: Fyreslayers 2019
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.