Guerreros Saurios de los Seraphon

Las cohortes de Saurios forman el pilar de la mayoría de los ejércitos Seraphon.  Cada raza guerrera reptiliana cumple un propósito singular, y no les importa nada más que las órdenes de sus comandantes.  No hay nada cálido o identificable dentro de un Saurio, solo un impulso primordial de exterminar a aquellos que se interpongan en el camino del cumplimiento del Gran Plan.

Descripción[editar | editar código]

Al igual que todos los Seraphon, los Saurios no nacen en el sentido convencional, sino que crecen en pozos de desove.  Cuando sea el momento adecuado, se arrastrarán de las aguas resplandecientes completamente formados, con los ojos fríos mirando fijamente al frente mientras esperan órdenes.  Por lo general, una cohorte completa de Guerreros Saurios se genera a la vez, forjando un vínculo casi telepático entre los parientes engendrados que durará el resto de sus duras y brutales vidas.  Un guerrero Saurio sabe instintivamente lo que sus hermanos inmóviles a cada lado están a punto de hacer, defendiéndolos mientras atacan o lanzándose al ataque mientras ellos distraen al enemigo.

Esta disciplina salvaje es la verdadera fuerza de los Saurios. Aunque su apariencia puede ser bestial, cada uno es un soldado con una formidable concentración y un talento natural, capaz de realizar maniobras militares complejas con un solo comando gruñido de sus líderes de desove y alfas.

Cada centímetro de un Saurio es letal.  Sus garras son afiladas como dagas, y tal es su volumen musculoso que a la carga la fuerza de su impacto es capaz de derribar a sus enemigos.  Las poderosas colas se arremolinan para romper huesos de las piernas, mientras que las mandíbulas de un Saurio son capaces de arrugar los cráneos o aplastar las costillas de una sola mordida.  Sus armas forjadas son aún más letales.  Algunas cohortes llevan mazas y cuchillas de Celestita, cada una de ellas con púas para destrozar mejor a las que golpean.  Otros están armados con lanzas de Celestita, formando un muro inexpugnable de puntas de cuchillas puntiagudas mientras desafían a los oponentes a cargarlos.  Incluso el escudo de un Saurio posee bordes filosos brutales.  Pocos puede resistir ante una cohorte de Saurios que avanza, ya que, como las fauces de algún monstruoso depredador, no se detienen hasta que su presa ha sido completamente destripada.

Los deberes diarios de una cohorte de Saurios pueden variar, aunque todos están relacionados con la guerra.  A bordo de las Flotas-Templo de los Nacidos de las Estrellas, a los Guerreros Saurios a menudo se les permite deambular por las Cámaras del Mundo, pero en otro caso se les mantiene en animación suspendida hasta que llegue la llamada de la guerra.  A medida que se acerca la hora predestinada, los miembros del sacerdocio Eslizon activarán los motores de revivificación de las Naves-Templo a través de rituales precisos que realmente no entienden, calentando la sangre de los guerreros inactivos hasta que vuelvan a gruñir.  En destellos de energía Azyrita, llegan al campo de batalla, con la luz de las estrellas brillando a su paso mientras avanzan en perfecta sincronía hacia sus desafortunados objetivos, sus ojos ardiendo con un propósito salvaje.

Los Saurios Materializados, cuando no están en combate activo, forman las defensas exteriores de una Ciudad-Templo.  Se los puede encontrar estacionados inmóviles sobre las paredes de los asentamientos Seraphon, manteniendo sus habilidades de batalla afiladas cazando presas junto a sus hermanos de desove o patrullando incansablemente las profundidades de la jungla asfixiante.  Sus duras escamas y su determinación natural hacen que sea difícil que sean derrotados a causa de una emboscada. Con que sólo un Saurio sobreviva al ataque inicial, luchará sin pausa, ganando tiempo para que lleguen los refuerzos.  Los Saurios Materializados son ejemplos particularmente salvajes de su clase, con sus instintos depredadores naturales amplificados a medida que la luz de Azyr que los llena se une con las energías mágicas de los otros reinos.

La imagen del guerrero Saurio frío pero salvaje, ha entrado en las leyendas y mitologías de las culturas de los Reinos Mortales.  Cuando Stormcast Eternals de los Knights Excelsior lucharon para purgar las Cavernas de Ravvagas en Ghur, descubrieron pinturas rupestres centenarias que representaban a guerreros reptilianos que descendían de las estrellas para derribar a los hechiceros que dominaban la tierra. Desde tiempos inmemoriales, los mordientes de la Gran Corte Heartgash se han vestido con las pieles escamadas de los reptiles y han empuñado mazas y lanzas crudas hechas de hueso afilado, creyendo que son las figuras primitivas que recuerdan en destellos de memoria demente.

Sin embargo, de entre todas las razas los Saurios han encontrado sus espíritus más afines, para su disgusto, entre los bárbaros Orruks.  Ya sea un brutal Ironjaw o un maníaco Bonesplitter, las hordas pieles verde consideran a los Saurios oponentes bastante faltos de humor pero magníficamente comprometidos y directos.  Algunos jefes Orruk particularmente astutos se han dedicado incluso a erigir tótems desfigurados en parodias crudas de monolitos dedicados a los Dioses del Caos. A través de estos esperan atraer las atenciones iracundas de los Seraphon, porque saben que donde se encuentran los Saurios se puede encontrar la mejor entre todas las peleas.

Señores de los Desoves[editar | editar código]

A medida que los Saurios sobreviven a más batallas, se convierten en expertos no solo en el combate personal sino también en el arte del liderazgo. Su dominio de la estrategia se vuelve instintivo.  Si bien es posible que no puedan explicar en profundidad los detalles específicos de un flanco rechazados o una defensa en profundidad, un líder Saurio reconocerá intuitivamente cuándo se les requiere para alcanzar la victoria.  Con una serie de comandos gruñidos, imparten su voluntad a los Seraphon bajo su mando, reorganizan cohortes y lanzan ataques de fintas para garantizar la destrucción de los enemigos de su Maestro Estelar.  Por supuesto, estos Saurios siguen siendo asesinos sin igual.  A medida que envejecen, sus escamas se endurecen y se osifican, mientras que los gruesos cordones de los músculos se suman a su fuerza ya fenomenal.  Las cicatrices cruzan sus cuerpos, las marcas de innumerables enemigos derrotados, y un aura primordial los rodea que intimida a bestias y compañeros Seraphon por igual.  En tiempos de guerra todos los Seraphon, incluso hasta cierto punto los inescrutables Slann, conceden la autoridad a los señores Saurios.

Los Scar-Veterans son los comandantes de primera línea de un ejército Seraphon, cada uno con el control de un conjunto de cohortes, o en ocasiones incluso ejércitos enteros.  Poseen una habilidad innata para despertar la ferocidad primaria que acecha en los corazones de sus parientes Saurios, desatándola en el momento justo.  Si un Scar-Veteran sobrevive el tiempo suficiente, eventualmente puede ascender al rango de Oldblood.  Estos son los gobernantes supremos y generales de las fuerzas militares de una Constelación, y a menudo se les confían las reliquias de guerra más sagradas de su Ciudad-Templo o flota: guanteletes que brillan con luz asesina o lanzas y cuchillas que crepitan con las energías contenidas de los soles.

Los Saurios pueden hablar, aunque la gran mayoría están lejos de ser habladores y solo son capaces de producir gruñidos monosilábicos.  Sus comandantes tienen vocabularios ligeramente ampliados, aunque todavía se relacionan casi exclusivamente con asuntos de guerra o su cultura de fuerza simple pero efectiva.  Los desacuerdos son posibles entre los líderes Saurios, pero se resolverán a través del combate ritual en lugar de en la sala de debate, porque todos saben instintivamente que son hechos, no palabras, los que otorgan autoridad entre las legiones saurias.

Solo los Saurios, y los más poderosos entre ellos, pueden domar a los temibles Carnosaurios y conducirlos a la batalla.  Los Carnosaurios son sin duda los depredadores más feroces criados por los Seraphon.  Más de treinta pies de largo desde la cresta hasta la cola, su táctica preferida es sujetar a su presa con sus fuertes extremidades anteriores y atacarles salvaje y brutalmente con sus enormes mandíbulas.  El rugido ensordecedor de un Carnosaurio es suficiente para que los guerreros enemigos huyan por sus vidas.  Cuando se unen la batalla entran en un terrorífico frenesí sangriento, y sólo la voluntad dominante del señor Saurio sobre ellos puede dirigirlos hacia la presa.

Unidades[editar | editar código]

Comandantes[editar | editar código]

Saurios famosos[editar | editar código]

  • Krog-Gar.
  • Chakax.
  • Gor-Rok.

Fuentes[editar | editar código]

  • Order Battletome: Seraphon.
  • Warscrolls Compendium: LIzardment, páginas 6-7, 9, 11-13.
  • Tomo de Batalla: Seraphon (2020)
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.