Los una vez Nobles, Jinetes Despiadados, Equumortoi[editar | editar código]

Señores stalliarch.jpg

Estruendosa es la carga de los Señores Stalliarch, pues en su vanguardia cabalgan enormes corceles no muertos creados para el choque violento de un asalto montado. Ferozmente independientes, provienen de los muertos de las tribus montadas Equuis, y siguen un retorcido código propio. A sus presas les dan una oportunidad, pero ni eso es suficiente...

Descripción[editar | editar código]

Provenientes del paraíso de los jinetes de Equuis Crentral, los Señores Stalliarch se creen guerreros de gran honor. Pero también ellos han sido deformados por las garras de Nagash, y no tienen intención verdadera de permitir que aquellos con los que se cruzan vivan mucho tiempo.

Estas fuerzas de caballería arrollan a sus oponentes con frío júbilo en sus corazones, pues de todos los Bonereapers ellos son los más vivaces, un aspecto que refuerzan usando los restos corporales más frescos que pueden encontrar. Esto provoca que todos los constructos nuevos tengan  una apariencia sangrienta, con huesos del tono resbaladizo, casi rosado, al ser extraídos de la carne cruda. Aunque los Señores Stalliarch se yerguen con orgullo, con la armadura de un brillante verde grisáceo y las armas centelleando al sol, apestan a cadáveres destazados y la sangre les gotea por los brazos y las piernas desde el tuétano aún tibio. Tan pronto consideran que sus estrictas y a menudo arbitrarias leyes se han transgredido, procesan y cosechan a sus enemigos con una eficiencia despiadada, igual que un carnicero experimentado trincha la carne de su rebaño. El ritual de remodelar a los caídos tras la batalla se lleva a cabo no en un polvoriento sepulcro Mortisan, sino a campo abierto, en un matadero improvisado que torna la tierra escarlata mientras los Señores Stalliarch toman lo que les corresponde.

Quienes se interponen en el camino de una invasión de los Señores Stalliarch reciben un ultimátum antes de que la carnicería dé comienzo. Generalmente emitido por un jinete solitario al caer la noche, puede tener forma de desafío, de dictado o de condición que debe cumplirse antes del amanecer, y suele ser imposible de lograr. Puede ser proporcionar una tonelada de huesos exhumados per cápita en una noche. Puede ser detallar la ascendencia de todos los miembros de la ciudad hasta su fundación, y la condición de todos los huesos de sus cuerpos. Hasta puede ser derrotar a un Liege-Kavalos en combate montado, una hazaña de la que no fue capaz ni el Caballero de Sangre Tolurion de la Fortaleza Carmesí.

En las ocasiones extremadamente raras en las que los términos se cumplan, los Señores Stalliarch pasarán de largo, dejando tras ellos a quienes serían sus enemigos confusos e indemnes. Si no se cumplen por la razón que sea, los que han fallado pasarán a ser considerados peor que bestias. Desde ese momento, a ojos de los Stalliarch, no serán más que recursos económicos a los que no se les concede mayor dignidad que a la piedra o al cemento. Si se niegan a luchar, serán arrollados en una serie de asaltos brutales que cruzarán las ciudades y pueblos mientras los sables y las lanzas de caballería de los Stalliarchs atraviesan las espaldas desprotegidas. Si el enemigo sale al campo, su línea de batalla no tardará en ser rodeada, flanqueada y cargada en una serie de ataques entrelazados que exhiben verdadera brillantez militar respaldada por un desprecio psicópata hacia la vida mortal.

Fuentes:[editar | editar código]

  • Death Battletome: Ossiarch Bonereapers
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.