Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Logo Anvils of Heldenhammer.jpg

Los Sempiternos son una Cámara Sacrosanta de los Anvils of Heldenhammer liderada por el Lord-Arcanum Lynus Ghalmorian. Son conocidos por protagonizar la heroica aunque fallida defensa de la Tumba de Medianoche durante la batalla conocida como el Asedio de la Pena.

Historia[]

En sus inicios, los Sempiternos se ocuparon de supervisar el proceso de Reforja, al igual que el resto de Cámaras Sacrosantas. A pesar de ello, los Sempiternos fueron una de las pocas Cámaras Sacrosantas en ser enviadas a los Reinos Mortales antes de la erupción del Necroseísmo, operando en el más estricto secreto para que su verdadera naturaleza no fuera revelada prematuramente a los enemigos de Azyr. La Knight-Incantor Lena Cliassa, una de las principales oficiales de Lynus, fue enviada para destruir la manifestación de magia de la muerte conocida como la Mortaja Negra.

Con el Necroseísmo y la revelación de las Cámaras Sacrosantas, los Sempiternos fueron enviados a la Ciudad Libre de Forjaglymm. Allí participaron en la Batalla de Forjaglymm contra la hueste Nighthaunt al mando de Malendrek. Lynus Ghalmorian lideró los esfuerzos de sus Sempiternos en detener las múltiples oleadas de Grimghast Reapers que asaltaron la muralla este de la ciudad. Junto con el resto de defensores consiguieron que Forjaglymm no fuera completamente arrasada, pero fueron forzados a contemplar como buena parte de los territorios cercanos a la ciudad se inundaban de energía no muerta. 

Posteriormente les fue encomendado dirigirse a la Ciudad Libre de Lethis, esta vez como defensores de la Criptormenta conocida como la Tumba de Medianoche. Hermandades de guerreros de los Sempiternos batallaron por todo el Inframundo de Stygxx, desencadenando vorágines mágicas aprovechando la energía liberada durante el Necroseísmo. Uno de esos encantamientos fue el Torbellino Gimiente, invocado por el Knight-Incantor Wakelin Scintillor. Sus violentos vientos desgarraron a una enorme hueste Daemónica pero posteriormente continuaron atronando descontroladamente. Antes de que este vendaval salvaje se hiciera lo suficientemente poderoso Scintillor se sacrificó a sí mismo para dispersar el hechizo que él mismo había conjurado.  

Tras el Necroseísmo y la revelación de las Criptormentas, Nagash descubrió que bajo las calles de Lethis se encontraba la Tumba de Medianoche. En estas criptas Nagash sintió la presencia de un ser antiguo y poderoso que antaño le llamó maestro y que, indudablemente, fue encarcelado por Sigmar durante la Era de los Mitos. Preso de la furia, el gran nigromante encargó a Lady Olynder la captura de la Tumba de Medianoche y la liberación del ser que albergaba. La Mortarca del Duelo convocó a su legión, acudiendo a su llamada espectros y necrófagos de extremidades afiladas ansiosos de hacer pagar a los vivos el odio amargo que sienten hacia sí mismos. Por su parte a Lethis acudieron refuerzos de diferentes razas, incluyendo al propio Celestant-Prime, el cual tomó el mando de las defensas de la ciudad.  

Fue así como tras la llegada de las fuerzas de Lady Olynder a la ciudad tuvo lugar la cataclísmica confrontación conocida como el Asedio de la Pena. Ghalmorian se encargó de la defensa de la Tumba de Medianoche acompañado por los Sempiternos, los Stormcast de la Cámara Sacrosanta de la Hermandad de la Tumba y un contingente aliado de Idoneth Deepkin al mando del rey Ecraviir Blacktide.

Tanto en el Gran Mausoleo de Lethis, donde se encontraba la entrada a la Tumba de Medianoche, como en las profundidades de la propia Criptormenta los Sempiternos lucharon heroicamente contra las fuerzas de Lady Olynder, pero se vieron abrumados por la enorme cantidad de enemigos. Lynus Ghalmorian pereció en el enfrentamiento y, aunque la ciudad de Lethis sobrevivió a la batalla, los Stormcast Eternals fracasaron en su cometido y el prisionero fue finalmente liberado.    

En Azyr los Sempiternos fueron Reforjados. Su líder, Lynus Ghalmorian, volvió en cierta manera cambiado. Aquellos que lo observaron encontraron cambios sutiles: una nueva palidez en su piel encerada, un hundimiento más profundo en las cuencas de sus ojos, un retroceso cadavérico en sus encías. Más moribundo que nunca, susurró una promesa a sus Sempiternos: lucharía sin descanso hasta que el prisionero de la Tumba de Medianoche fuera encerrado una vez más, y entonces abandonaría las armas y buscaría su fin en las frías devastaciones de Shyish.

Los Sempiternos fueron entonces enviados junto con muchas otras Cámaras Sacrosantas a participar en la ofensiva conocida como la Cruzada de la Resurrección, destinada a recuperar el terreno conquistado en Shyish por las fuerzas de Nagash. Diversos Señores del Caos aprovecharon la situación para realizar sus propios movimientos militares, entre ellos el Gran Pretendiente. Este poderoso guerrero se consideraba a sí mismo la reencarnación de Slaanesh y había sido derrotado en el pasado por los Anvils of Heldenhammer en el lugar donde actualmente se encontraba la ciudad de Lethis. Habiéndose retirado tras su derrota a la sureña península de Bacanalia, marchó hacia el norte buscando venganza. Los Sempiternos marcharon para confrontar sus fuerzas, pero Lynus Ghalmorian recibió una inesperada petición de ayuda por parte del rey Ecraviir Blacktide, el cual se encontraba acosado por las fuerzas de Lady Olynder en la costa este de Bacanalia. Dejando al mando de su Cámara al Lord-Exorcist Heredus Alwyrd, Ghalmorian abandonó con reluctancia la batalla y marchó a saldar su deuda con Ecraviir junto con un Séquito de Evocators montados. Por su parte las fuerzas de Heredus Alwyrd consiguieron detener el avance de las fuerzas del Caos, aunque con un alto coste en bajas.     

Fuerzas de los Sempiternos[]

Mando de la Cámara:

Cónclave Corpuscante:

Cónclave Redentor:

Cónclave Justicar

Cónclave Ordinatos

 Fuentes[]

  • Guerras del Alma: Poder Prohibido
  • White Dwarf de Agosto de 2019
Advertisement