Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Slaughterbrutes.png

No hay espacio en la mente de un Slaughterbrute para nada salvo los pensamientos de su próximo estallido violento. Cada una de sus muchas extremidades termina en garras afiladas que pueden cortar piedra o armaduras con facilidad, y sus monstruosas mandíbulas son lo suficientemente anchas como para tragar un ogor entero. Cuando se eleva a las alturas de la furia de la batalla, un Slaughterbrute es una fuerza de destrucción casi imparable, su fuerza física y su rabia ilimitada significan la perdición para cualquier desafortunado que llame la atención de la bestia.

Los Slaughterbrutes no pueden controlarse por medios convencionales, sino que deben dominarse con espadas de atadura encantadas. Esta no es una hazaña fácil, ya que la espada debe clavarse en la columna vertebral de un Slaughterbrute para que surta efecto, y eso requiere acercarse a la bestia en primer lugar. Aquellos que tienen éxito descubren que la criatura hereda una medida de la habilidad de su nuevo maestro, lo que la vuelve aún más letal. Sin embargo, hay un inconveniente: si el campeón es asesinado o se aleja demasiado de su carga, la bestia se lanzará a un alboroto imparable que solo terminará en la muerte o en el hecho de ser atada una vez más. Quienes estén alrededor de un Slaughterbrute frenético deben esperar que elija descargar su ira sobre el enemigo, antes de que su atención sedienta de sangre caiga sobre ellos.

Fuentes[]

  • Tomo de batalla: Slave to Darkness (2019)
Advertisement