Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Soul Grinder.png

Cuando un demonio es desterrado, solo puede regresar a los Reinos Mortales después de un período de tiempo determinado o hasta que se cumplan ciertas condiciones previas. Para aquellos cuyo deseo de venganza arde más, hay otra manera. Estos demonios hacen una peregrinación a la Forja de las Almas, el arsenal de los demonios, dentro del Reino del Caos. Al presentarse ante los maestros de la Forja, pronuncian el Juramento del Pacto de Hierro, jurando su servicio a cambio de la oportunidad de regresar al plano físico. Aquellos que lo hacen se convierten en un temible Soul Grinder. Su forma se hincha con energía etérica, mientras que la parte inferior de su cuerpo es reemplazada por pistones ruidosos y grandes patas mecánicas. Los brazos de un Soul Grinder terminan en cañones infernales o trituradoras de garras de máquina, y de sus bocas pueden proyectar todo tipo de sustancias repugnantes. Un Soul Grinder corre a través de un campo de batalla con una rapidez aterradora, sus cañones rastrillan al enemigo mientras su fuerza aumentada lo ve aplastar incluso los tanques de vapor del Ironweld Arsenal con facilidad.

Sin embargo, como ocurre con todas las cosas nacidas del caos, este oscuro renacimiento tiene un precio. Los maestros de la Forja de Almas siempre desean más materias primas, por lo que el precio del alma que exigen de un Soul Grinder aumenta constantemente. Si se destruye una de estas máquinas de guerra demoníacas, se les ofrecerá otra reencarnación a un precio más elevado. Así que muchos Soul Grinders se unen eternamente a Forja de Almas, buscando para siempre la liberación de una servidumbre que ellos mismos crearon.

Fuentes[]

  • Tomo de batalla: Slave to Darkness (2019)
Advertisement