Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Criptormentas.jpg

El Templo de Jade es una inmensa Criptormenta situada debajo de la Ciudad Libre de Hammerhal Ghyra. El templo está protegido por Ghillnarad Dhor, el Príncipe de las Flores Blancas, un antiguo ser del bosque cuyos miembros son mil raíces tentaculares y cuyo canto sume a quien lo escucha en un sueño eterno. Los cadáveres resecos de los intrusos se alinean en los pasillos del Templo de Jade, con flores pálidas brotando de sus ojos y bocas.

Sabemos que en su entrada se encuentra una gigantesca cámara esférica tachonada por una masa salvaje de vegetación: racimos de purpúreas enredaderas espinosas, hongos fosforescentes y flores florecientes de todos los matices y tonos imaginables. Agua cristalina se derrama a través de aberturas en sus paredes lisas y brillantes, cayendo en un abismo que se abre bajo ellas. Un enorme puente de piedra tallada lleva al centro de la caverna, en el que se encuentra una escalera de mármol que lleva a un anfiteatro encolumnado cuyas paredes están decorados con azulejos de complejos patrones. Este patio está dominado por una plataforma de piedra negra en el que descansa un Penumbral Engine. En el centro del anfiteatro, sobre un estrado, hay una fuente dorada cuya superficie está decorada con runas y relámpagos. La fuente contiene un estanque de agua cristalina y burbujeante en cuyo fondo se encuentra una semilla que exuda una luz brillante tan intensa que resulta doloroso posar la mirada sobre ella.

Sabeos que tras el Necroseísmo el almirante Hengtsson de los Kharadron Overlords, comandante del navío volador Dammerung, consiguió acceder junto con su tripulación al Templo de Jade, siendo todos ellos eliminados por Ghillnarad Dhor.

 Fuentes[]

  • Guerras del Alma: Forbidden Power
  • Relato "Deadly Venture" extraído de la White Dwarf de Enero de 2019
Advertisement