Sigmaroteca
Advertisement
Sigmaroteca

Vanari wardens.jpg

Con una luz abrasadora brillando desde las puntas de sus bloques de picas, los Vanari Auralan Wardens avanzan suavemente, ocupando los puntos tácticamente más ventajosos del campo de batalla antes de plantar sus pies y prepararse para recibir la carga.  Aquellos enemigos lo suficientemente tontos como para desafiar la defensa de su falange pronto son empalados. Una vez liberados, sus cuerpos caen para formar un baluarte de cadáveres que crece a medida que la batalla avanza hacia su sangrienta conclusión.

Los Auralan Wardens emplean sus tácticas de cebo y muerte sin ninguna prisa. Simplemente esperan a que el enemigo se comprometa, ya que sus compañeros encargados del apoyo a distancia causan un gran impacto en sus adversarios.  Con demasiada frecuencia, sus enemigos ven una carga precipitada como la única opción para escapar de la lluvia de flechas y rayos mágicos que de otra manera los destruirían poco a poco.  Pensando que su superioridad numérica prevalecerá, los enemigos de los Lumineth corren hacia sus líneas, solo para ser confrontados por un bosque de lanzas bajadas en un perfecto unísono.

Los Aelves de Hysh aprendieron el valor de la unidad de la manera más dura. Durante el transcurso de la Era del Caos se mantuvieron separados, por lo que pagaron un precio terrible.  Desde la Reinvención, se han esforzado por dejar de lado sus rivalidades individuales para luchar como uno solo.  En ninguna parte se hace más patente esta táctica que en las filas de los Auralan Wardens, donde los Lumineth resisten hombro con hombro.

Vanari Auralan Warden de Syar

El término "Auralan" significa "hueste luminosa" y tiene su origen en la magia, como ocurre con gran parte de la sociedad Lumineth.  Cada arma está encantada, su punta está hecha de metal solar que ha disfrutado de la luz de Hysh durante siglos.  Cuando los Auralan Wardens pronuncian la frase mágica correcta, reforzando su poder con Aetercuarzo para asegurar su enfoque, las puntas de estas lanzas brillan al rojo vivo.  Pueden traspasar derritiendo una coraza gruesa de la misma manera que un punzón caliente pasaría a través de una placa de cera.  Los bloques de lanzas de Lumineth han aprendido a sincronizar perfectamente esta habilidad: cuando el enemigo está a un palmo de distancia de sus espadas, las puntas de sus lanzas brillan intensamente, y aquellos que creen que su armadura desviará o romperá las armas de asta se dan cuenta con un desgarrador  sobresalto de que han cometido un error fatal.

Una falange de Auralan Wardens, cuando lucha en orden cerrado, es una visión verdaderamente gloriosa.  El concepto de camuflaje o sigilo ha sido abandonado durante mucho tiempo por la orden Vanari: mejor brillar con el mayor brillo de todos y deslumbrar a aquellos que cometan la temeridad de mirarlos directamente.  Tal es el resplandor de los Lumineth que cuando se reúnen uno al lado del otro y canalizan su poder como uno solo, arden con una luz blanca feroz.  Esta formación se conoce como compañía brillante.

Es casi imposible atraer distinguir los Aelves individuales cuando están iluminados por este poderoso nimbo. Un tirador de las Ciudades Libres o de los enclaves Duardin que mire a través de un telescopio o una lente de observación a una formación Vanari está pidiendo ser cegado por la experiencia. Cuando los Vanari son llamados por el mayor de ellos para usar su reserva de Aetercuarzo, generalmente guardada en forma de joya en el yelmo, armamento decorado o armadura mejorada, brillan aún más. Las puntas de sus armas, ya sean lanzas, dardos o lanzas, arden con la energía de pequeños soles. Este resplandor se canaliza a través de las varas y astas de sus armas y se refleja en sus túnicas y armaduras artísticamente confeccionadas como si fuera un conjunto de espejos. El efecto resultante es hacer que los Lumineth parezcan figuras brillantes y angelicales, trascendidas por completo del plano mortal para convertirse en seres de luz abrasadora. Muchos enemigos primitivos que han mirado a los Vanari en este estado han llegado a la conclusión de que atacarlos sería la peor de todas las locuras, optado por huir en lugar de arriesgarse a su ira. Las fuerzas de la oscuridad que se oponen a ellos retroceden ante el toque ardiente de esta energía Hyshiana. Incluso aquellos que se dispongan a atacar a estas criaturas numinosas pueden encontrar su visión borrosa y las puntas de sus cuchillas desviadas.

Fuentes[]

  • Tomo de Batalla: Lumineth Realm-Lords (2020)
Advertisement